Lo que debes hacer si empiezas en el mundo del SEO  (parte 2)

Lo que debes hacer si empiezas en el mundo del SEO (parte 2)

Business Intelligence Contenidos

En el artículo anterior estuvimos viendo que nadie ha nacido con el SEO aprendido. Ser un profesional del posicionamiento orgánico es un proceso largo y lento. Como todos hemos sido novatos alguna vez, está bien que dediquemos algo de atención a los que están empezando en estos momentos. Veamos otros factores que tenemos que tener en cuenta.

Estudiar a la competencia, uno de los trabajos más importantes

La verdad es que siempre tenemos que tener un ojo echado a lo que hacen los demás, sobre todo si tienen más éxito que nosotros. ¿Qué palabras clave están posicionando? ¿Cómo están moviendo sus páginas web o landing pages en las redes sociales? Contestar a estas preguntas nos ayudará a mejorar nuestro propio posicionamiento orgánico.

En el otro artículo mencionamos que debemos monitorizar los cambios en nuestra web. Pero lo bueno de las herramientas que se mencionaron es que también nos permiten monitorizar los cambios que hace la competencia. Por si acaso, añadimos algunas más, como SpyFu, SEMrush o BuzzSumo. Estas páginas web nos ayudan a ver si la competencia ha añadido un nuevo contenido o enlaces. ¿Cómo les ha funcionado? ¿Cómo nos podemos inspirar en eso para mejorar nuestro trabajo?

Saber cómo los demás están generando tráfico cualificado puede sernos muy útil para desarrollar nuestra propia estrategia. Pero lo haremos con conocimiento de causa, sabiendo qué elementos son más propensos al éxito y cuáles no.

Prestemos atención al long-tail

Las palabras clave o keywords genéricas no suelen atraer demasiado tráfico cualificado. Tenemos que trabajar la longitud de las palabras clave y ser lo más específicos posible, siempre que esa sea la estrategia que hemos decidido trabajar.

Es cierto que las long-tail keywords atraen menos tráfico al principio. Ya sabemos, si ponemos “zapatos rojos” entrará más gente a nuestra web que si ponemos “zapatos rojos de piel para fiestas”. Pero la segunda opción atraerá más tráfico cualificado, es decir, dispuesto a comprar este producto, en el caso de este ejemplo.

Es cierto que utilizar palabras clave más específicas puede ser un desafío. Pero se trata de un desafío que no podemos obviar.

Concentrar nuestros esfuerzos en el teléfono móvil

No podemos ignorar el increíble impacto que están teniendo los dispositivos móviles en el posicionamiento orgánico. Google lleva tiempo diciendo que las páginas web que no estén optimizadas para los smartphones no tienen nada que hacer ahora, ni en el futuro próximo cuando esté listo el índice mobile-first.

Afortunadamente la Google Search Console nos ayuda a determinar si nuestra web está adaptada a tal fin o no. No podemos ser flexibles en este punto, tenemos que exigir que la web que estamos gestionando se cargue rápidamente y se vea sin problemas en los móviles.

Conclusión: podemos aprender SEO

No hay nada que no podemos aprender si ponemos el empeño adecuado. Aunque el SEO es un mercado muy dinámico y cambiante, las buenas prácticas suelen mantenerse en el tiempo. La clave es estar al tanto de los últimos avances y utilizar las mejores herramientas para nuestro trabajo diario.

Lo que debes hacer si empiezas en el mundo del SEO  (parte 1)

Lo que debes hacer si empiezas en el mundo del SEO (parte 1)

Business Intelligence Inspiration

No olvidemos que nadie ha nacido sabiendo SEO. Todos hemos tenido que aprender, lo mucho o lo poco que sepamos. Por eso nos ha gustado mucho que el experto Jordan Kasteler haga un extenso artículo para aquellos que están empezando a dar sus primeros pasos en el campo del posicionamiento orgánico. Algunas de sus ideas nos han parecido inspiradoras. Por eso vamos a comentarlas, añadiendo por supuesto, nuestra propia experiencia y visión del panorama actual.

Para empezar, Jordan afirma que el posicionamiento SEO es mitad un arte y mitad una ciencia. Aunque pudiera parecer algo mecánico, que siempre está sujeto a las mismas normas, en realidad se necesita ser altamente creativo para realizar bien este trabajo. En este punto no podemos más que reafirmarlo por completo. Al fin y al cabo, en el campo de las nuevas tecnologías, es necesario reinventarse prácticamente en cada trabajo. Y no es ninguna novedad que los mismos buscadores cambian constantemente sus algoritmos y formas de evaluar las páginas web. Por esa razón se necesita ajustar nuestros criterios y formas de trabajar con los buscadores. Así que el posicionamiento SEO no es para personas que quieran aburrirse en su trabajo.

Los datos básicos que debemos conocer

La mayoría de los nuevos profesionales del SEO vienen de hacer un máster o unos estudios específicos. Es bastante infrecuente que una persona decida de un día para otro dedicarse al posicionamiento orgánico. Aún así, conviene conocer algunas palabras bien. Y aunque ya las conozcamos, es necesario interiorizarlas de forma correcta.

Hablemos por ejemplo de la gestión de las palabras clave. Todos sabemos lo que es una keyword. Pero es necesario aprender a gestionarlas con maestría. Una cosa es conocer la teoría, y otra muy diferente es aprender a agrupar las palabras clave para diferentes propósitos. No es lo mismo optimizar una landing page que identificar áreas potenciales para desarrollar nuevas oportunidades de negocio.

Cualquier que conozca bien el tema nos confirmará que organizar bien las palabras clave puede ser bastante complicado. Es cierto que tenemos herramientas que nos pueden ayudar enormemente. Pero hay que desarrollar cierto instinto y estrategia que, la verdad, solo se aprende con la experiencia.

Algunos utilizan un Excel o el editor de AdWords para hacer los grupos de palabras clave y comprobar cuáles les funcionan mejor. Pero es preferible utilizar herramientas más específicas como SE Ranking Keyword Grouper. Es evidente que cuanto más profesionalicemos la gestión de las palabras clave, más éxito tendremos.

Otro aspecto que no podemos olvidar, sea que llevemos poco o mucho tiempo en el mundo del SEO, es monitorizar los cambios en la web que estamos gestionando. Debemos crear alertas específicas para que se nos avise si surge algún problema o hay un cambio significativo. Podría ocurrir que el webmaster cambiase algún apartado y esto tuviese efectos negativos en el posicionamiento SEO. Si tenemos una herramienta que nos avisa, podremos tomar las oportunas medidas.

En el artículo siguiente veremos más aspectos que debemos tener en cuenta si queremos dedicarnos al posicionamiento SEO.

Lo que es y lo que no es SEO

Lo que es y lo que no es SEO

Contenidos News Tecnología Web

Las siglas para SEO en inglés son Search Engine Optimization, o dicho en otras palabras, la optimización de los motores de búsqueda. El SEO se asocia, principalmente con Google, pero ahora hay muchos otros buscadores en el panorama, como el creciente Bing de Microsoft, que no para de escalar posiciones.

La optimización para los motores de búsqueda consiste en unas prácticas que tratan de mejorar la posición de una web determinada en las páginas de resultados que ofrecen los buscadores. Esto es realmente importante, pues si nuestra página web no aparece en los primeros lugares, pasará inadvertida para la mayoría de los usuarios de internet. Claro, esto traducido a dinero y pérdidas, hablamos de cantidades significativas.

Cuanto mejor esté posicionada nuestra página web, más visitas recibirá y, supuestamente, mayor será la cantidad de negocio. De todas formas esto es relativo, porque una tienda online que esté bien posicionada no vende más por esa razón: hay otros factores como el precio de los productos, la logística y la atención a los clientes, especialmente la post-venta. Pero es evidente, que cuanto más alto esté en el ranking de los principales buscadores, más oportunidades tendrá.

Así que para centrar bien el tema, veamos algunas prácticas que ya no deberíamos hacer para tener una buena posición orgánica. Después, por supuesto, hablaremos de lo que sí debemos hacer para conseguir este objetivo. Empecemos este recorrido por lo que no es y lo que sí es SEO.

Imagen 4

Lo que no es SEO

No lo vamos a negar. En un pasado, no demasiado remoto, era corriente tratar de posicionar palabras clave de lo más peregrinas. Había que saber cuatro cosas con respecto a las meta etiquetas, los títulos y rellenar, de forma abundante, la página web con esos términos. Pero eso ya pasó a la historia. ¿Por qué?

Consideremos el buscador más utilizado en la actualidad: Google. Google vive de ofrecer buenos resultados a sus usuarios. Si Google no fuera muy exigente con los resultados que ofrece, podría perder cuota de mercado. De hecho, ya lo está haciendo. Por esa razón Google no para de perfeccionar su algoritmo, incluso con inteligencia artificial, para ofrecer lo mejor a sus clientes.

La primera consecuencia de esto es que ahora es mucho más difícil posicionar una página web en el Olimpo de este buscador. No solo se requiere que se utilicen las palabras clave. Debe haber muchos otros factores como la velocidad de carga de la web, lo correcto que esté hecho el código fuente y, sobre todo, que la página web se visualice de forma correcta en todos los dispositivos móviles.

Antes, también era frecuente posicionar bien una página web si recibía muchos links de entrada, aunque fueran de listados de links o páginas de muy mala calidad. Esto cambió radicalmente, y ahora se busca un linkbuilding más natural, adecuado a los tiempos que corren.

Pongamos un ejemplo. Si yo busco una buena arrocería en Gandía (digo Gandía porque nací allí), ¿qué resultados me ofrecerá Google? Si estas consultas fueran automáticas, y dado que hablamos de páginas web, lo normal es que me ofrecería en los primeros lugares las mejores páginas web. Pero, ¿me estaría ofreciendo la mejor arrocería de Gandía? No necesariamente. Si una página web de un restaurante cumple los preceptos básicos y avanzados del posicionamiento SEO, podría salir en los primeros lugares, aunque ofreciera arroz del que se cocina en el microondas.

Pero Google es más listo que eso y valora otros muchos factores: la cantidad de reseñas, los críticos cualificados que mencionan dicho restaurante y otros muchos criterios. La cuestión es que en segundo lugar, al tiempo de escribir este artículo, me ofrece (para mi gusto) el lugar de Gandía donde hacen un arroz que te hace perder el sentido. Así que según el tipo de pregunta que le hagamos a Google, no siempre ofrece los mismos resultados. Menos mal. Porque si quiero comer buen arroz, no me interesa demasiado una página web excelente, sino una receta exquisita. Por cierto, la web del restaurante que estoy comentando deja mucho que desear, así que vemos que no es una cuestión imprescindible para que Google nos tenga en cuenta.

¿Por qué hace Google esto? Porque sabe que se juega mucho. Si las respuestas que da no son acertadas, los usuarios utilizarán otras herramientas, que por cierto, ya existen a patadas.

Hablando de los links externos, antes se consideraba que si una página tenía muchas referencias de otras webs, es porque tenía que ser muy buena. Con el tiempo se fue viendo que esto no siempre era así. Al contrario, era muy fácil falsear este dato utilizando granjas de enlaces. Esta práctica pasó al olvido a ser penalizada por Google.

Bueno, hemos visto bastantes prácticas que se hacían antes y que ahora no. Por otra parte, hemos comprendido mejor cómo gestiona Google las consultas, en función de lo que se esté preguntando. Pero, ¿qué podemos hacer para mejorar el posicionamiento orgánico de nuestra web? Veamos a continuación lo que es el SEO.

Imagen 3

Lo que es el SEO

Desde luego que las visitas a nuestra web siguen contando para tener una mejor posición orgánica en los buscadores. Al menos, así lo afirma Google vez tras vez. Pero no es suficiente con que se acceda una vez. Google mira mucho la cantidad de tiempo que están en nuestra web y si un mismo usuario vuelve. Esto son parámetros inequívocos de que nuestra web es considerada como interesante, y Google quiere ofrecer páginas interesantes a sus clientes. Por otro lado, si Google detecta que ofrece nuestra página web en sus resultados y los que hacen clic en el enlace se salen a los pocos segundos de entrar, sin interactuar con la web, Google considerará que nuestra página deja mucho que desear. Esto, que se conoce como tasa de rebote, es uno de los factores negativos que nos pueden hacer perder posiciones. Hay que tratar de mantener la tasa de rebote lo más baja posible.

Las reseñas son cada vez más importantes en el posicionamiento web. Sobre todo en el SEO Local, donde entran todas los comercios o negocios que tienen una sede física en una localidad determinada. Si un negocio tiene la mayoría de críticas negativas, lo más probable es que Google lo entierre entre un montón de páginas de resultados. Pero si nuestro negocio está de moda y solo recibe loas, es probable que aparezcamos entre los 3 únicos resultados destacados que ofrece Google en el SEO Local. Como el restaurante que hemos mencionado en el apartado anterior. ¡Qué rico arroz! Por no hablar de los mariscos, las fantásticas vistas al mar y el trato educado e inmejorable de los camareros. Perdón, que me voy…

¿Qué podemos hacer si tenemos un importante número de reseñas negativas? Bueno, lo primero que hay que hacer es analizar la causa de la queja. ¿Tienen razón? En ese caso, ¿lo podemos arreglar? ¿Es viable, económicamente hablando, lo que piden para nuestro negocio? Es cierto que hay muchas personas que tienen mucha facilidad en criticar lo negativo y se molestan pocas veces en decir lo bueno. Pero ya sabemos cómo funciona internet. Tenemos que intentar solucionar los problemas que nos provocan una afluencia de reseñas negativas.

Aunque no se considera un posicionamiento orgánico o SEO, en muchas ocasiones tendremos que valernos de la publicidad en Google para darnos a conocer. Crear una campaña en AdWords es bastante sencillo, al menos en principio. Aunque, por supuesto, siempre es mejor contar con un asesor experto que nos ayudará a sacar el máximo partido a nuestra inversión. La cuestión es que este tipo de publicidad nos permite llegar a un número importante de usuarios y ofrecer nuestros productos y servicios. Además, se pueden utilizar estrategias de remarketing para recordar a los que ya han visitado nuestra web, que no se olviden de nosotros. Esto puede ser muy eficaz en algunos contextos determinados.

Esto se relaciona mucho con la publicidad programática, y que Google está desarrollando con tanta eficiencia. Podemos insertar un código que nos pasa Google en nuestra web y deja un rastro en el ordenador del usuario que la ha visitado. Si Google detecta dicho rastro, le muestra nuestra publicidad con la esperanza de que acabe comprando nuestros productos o adquiriendo nuestros servicios. La verdad, si no fuera porque es tan sofisticado, daría algo de miedo por el tema de la privacidad. Bueno, sí, da algo de miedo. Pero es el mundo en el que vivimos.

Y no podemos cerrar este bloque sin hablar de los contenidos. El inbound marketing aboga por plagar nuestra web de contenidos de máxima calidad, que son como anzuelos en el proceloso océano de internet. En lugar de salir a buscar a las personas para que entren en nuestra web, la teoría es que ellas entrarán porque encontrarán la inmensa información que tenemos publicada. Claro, esto es la teoría, porque luego, en la práctica, no siempre es tan fácil.

Lo primero es que tenemos que decidir qué tipo de contenidos vamos a publicar. Deben ser específicos, originales y, a ser posible, que nadie más lo esté haciendo. Si es un tema algo trillado (casi todos lo son), debemos buscar el elemento original o diferenciador de la competencia. Quizás podamos utilizar vídeos, infografías, presentaciones multimedia… en fin, algo que nos haga despuntar y que no sea exactamente igual a lo que están haciendo los demás.

Y, claro, todo esto sin olvidarnos de medir todos los resultados de nuestra web con Google Analytics, u otra herramienta a tal fin. No serviría de nada todo el esfuerzo del mundo si no somos capaces de saber qué resultados estamos obteniendo.

Imagen 2

Tengámoslo claro: el SEO no es Google

Aunque no vamos a negar que la compañía Google es la más importante en este sector, de momento, no podemos cerrar los ojos a la creciente realidad, que hay otros motores de búsqueda que tienen cada vez más relevancia. Hemos hablado de Bing, pero tampoco queremos olvidar el enorme peso de las redes sociales en promocionar una imagen de marca o un producto específico. Parece ser que Google intenta quitar importancia a las redes sociales, o quizás esto solo sea la apreciación de algunos expertos malintencionados. Pero no podemos olvidar la enorme influencia que ejercen por todo el mundo.

Cada vez hay más competencia en internet, esto es una realidad. Y cada vez surgen más teorías raras sobre cómo hacer y cómo no hacer las cosas. Podemos comparar esto a las dietas: pierda 20 kg en 3 días… bueno, esto es una exageración, pero seguro que hemos visto cosas similares. Si yo quiero perder peso, lo más prudente es ir a un médico colegiado, que tenga experiencia en ayudar a gente como yo. En el caso del posicionamiento SEO, en lugar de creer cualquier cosa que nos digan, es mejor acudir a un especialista acreditado que puede demostrarnos a cuantas empresas ha ayudado y cómo le ha ido.

Imagen 1

Conclusión: lo que es y no es SEO

El SEO es entender a nuestro público objetivo, saber lo que le gusta y no solo en cuestiones empresariales. El SEO no es hacer lo que nos de la gana en nuestra web y pensar que todo el mundo tiene que seguirnos a pies juntillas.

El SEO va de considerar a Google, Bing y todos los elementos que participan y darles un importancia proporcional a su cuota de mercado. El SEO no es creer que con las viejas prácticas podemos seguir llevándonos el gato al agua.

El SEO va de hacer un trabajo diario constante, despacito y poco a poco. No entiende de prisas ni de resultados inmediatos. El SEO es tener ilusión y creer en nuestro producto o empresa y tratar de transmitir esta opinión a todos los demás. El SEO no es para agoreros y profetas que nos prometan cosas imposibles, como es: aparecer en primer lugar en un plazo determinado de tiempo. Al menos Google dice que nadie nos puede prometer eso, pues el posicionamiento depende de más de 200 factores. Ni el mismísimo Google.

SEO Estacional (parte 1)

SEO Estacional (parte 1)

Business Intelligence Contenidos

Hemos encontrado un artículo de Laura Scott, una experta en posicionamiento SEO y marketing digital, que nos ha encantado. En él se habla de SEO Estacional. Nos ha parecido muy inspirador, porque al fin y al cabo, casi todas las empresas cuentan con temporadas altas de mucha actividad con épocas valle que se aprovechan para hacer informes y trabajos internos que no da tiempo el resto del año. Lo que explica Laura es que es posible identificar los mejores momentos del año para hacer campañas específicas de posicionamiento SEO (y también SEM).

En nuestro país hemos podido comprobar esto recientemente. Por ejemplo, costumbres que vienen de lejos, como el Black Friday, se han implementado en el comercio, sobre todo en el electrónico, y se consiguen unos picos de ventas sobresalientes. ¿Cuál es la razón? Podríamos decir que las épocas vacacionales hacen que la gente esté más propensa a comprar, pero eso no justificaría lo del Black Friday, que no coincide con ningún día de vacación específico en España (todavía aquí no se celebra el Día de Acción de Gracias, digo todavía…). ¿Podría ser las machaconas campañas de publicidad previas a dicho día junto a unas rebajas considerables? Podría ser.

Lo que parece claro es que hay determinados momentos en el año en los que la gente está dispuesta a comprar más. Parece que en septiembre es el momento de empezar colecciones peregrinas o empezar a estudiar algo: un idioma, informática… es por eso que esas semanas la televisión e internet se llenan de anuncios relativos a Universidades online, nuevos cursos de idiomas y así por el estilo. Pues esto que todos hemos detectado, más o menos según nuestra experiencia, se puede medir, hasta cierto punto, con herramientas que todos conocemos. Veamos algunos ejemplos.

Google Trends nos ayuda a identificar los cambios de comportamiento

Bueno, nos referimos al comportamiento ante las búsquedas de internet. Por poner un ejemplo, podemos ver los productos alimenticios más buscados durante cada época del año. Parece ser que en verano, lo que más se busca en el mercado americano es el melón. Lógico, ¿no? En otoño, se buscan más especias y curiosamente, la nueva sensación del momento: la quinoa. Por cierto, ¿han probado la sopa de quinoa? Sin embargo, nadie quiere quinoa ni cayena en plena época vacacional. Esas cosas son más de septiembre/octubre, cuando empezamos a cuidarnos de nuevo y nos apuntamos al gimnasio.

Si vendemos quinoa, ¿cuándo tendríamos que intensificar los esfuerzos en el campo del SEO y del SEM? Parece que si lanzamos nuestra campaña de display de Google en julio no vamos a tener demasiado éxito. La gente está pensando en el melón de agua y en la piscina, al menos en Estados Unidos. Lo bueno de Google Trends es que también podemos saber los gustos alimenticios (y cualquier otro) de nuestros vecinos. ¡Qué buena idea que podamos usar el SEO estacional para mejorar nuestras ventas!

En el siguiente artículo veremos más ejemplos para conseguir un SEO estacional más depurado y eficiente.

¿Podemos monitorizar el Gráfico de Conocimiento de Google? (parte 1)

¿Podemos monitorizar el Gráfico de Conocimiento de Google? (parte 1)

Google Webmasters Tools Inspiration

La utilidad del Gráfico de Conocimiento de Google es cada vez más notoria. Quizás a simple vista no sea fácil ver los resultados de las miles de conexiones nuevas que se generan cada día. Pero con el tiempo, todos veremos cómo los resultados de las búsquedas mejoran, y que la inteligencia artificial ha sido un éxito aplicada al campo del posicionamiento web.

Recodemos que el Gráfico de Conocimiento se activa en especial cuando buscamos personas, lugares y marcas. En unos milisegundos, Google recopila toda la información relevante de las personas o lugares más prominentes y la muestra en la pantalla, muy bien organizada. Esto ha permitido que el Gráfico de Conocimiento ya sea una parte esencial del posicionamiento orgánico. Sin embargo, como cualquier sistema que hay en el mercado, no es perfecto. Por esa razón algunos expertos recomiendan que monitorizemos los resultados del Gráfico de Conocimiento. ¿Por qué razón? Porque algunos datos podrían no estar actualizados o ser directamente inexactos. En estos caso, la capacidad de reacción inmediata es más que importante, si no queremos quedarnos obsoletos en el cambiante mundo digital.

Supongamos que tenemos una marca relevante, tanto que Google nos ha hecho una ficha para que cuando las personas nos buscan, mostrar la información más importante a los usuarios mediante el sistema que utilizan en el Gráfico de Conocimiento. Pero resulta que algún dato esencial de nuestra empresa cambia o tenemos una nueva actividad comercial, complementaria a las ya existentes. Estos ejemplos muestran claramente la necesidad de vigilar la información que vierte Google sobre nosotros, y procurar que esté lo más actualizada posible.

Otra razón para monitorear la información que aparece en el Gráfico de Conocimiento de Google es que no todos los paneles que se crean son iguales. Google podría añadir más información (o no) al panel estándar si descubre más información sobre nuestra empresa. Además, si nos acostumbramos a monitorizar los cambios de vez en cuando, podremos averiguar con exactitud cómo Google percibe a nuestra empresa o compañía. Recordemos que una de las mejores formas de incidir en la información que ofrece Google sobre nosotros es utilizar los datos estructurados. La iniciativa Schema.org nos ayuda a etiquetar de forma más correcta la información y, de esta manera, estaríamos optimizándola para Google y su Gráfico de Conocimiento. Además, en las búsquedas de Google se pueden añadir fragmentos enriquecidos, con reseñas y votaciones, lo cual aumenta las posibilidades de que los usuarios hagan clic en nuestra web.

Los datos estructurados nos ayudan a mejorar nuestra presencia en internet y explicar mejor quiénes somos y qué hacemos. Lo mejor de todo es que no es demasiado difícil utilizarlos. Cualquier diseñador web que conozca en profundidad HTML podrá hacer la transición con muy poco esfuerzo. Y, en cualquier caso, el esfuerzo que se dedique a esta nueva forma de trabajar, bien valdrá la pena.

En el siguiente artículo veremos más beneficios de monitorizar los resultados que aparecen en el Gráfico de Conocimiento de Google. Se trata de un tema importante para el cuál queremos estar preparados.

Cómo centrar tus esfuerzos en el SEO (parte 2)

Cómo centrar tus esfuerzos en el SEO (parte 2)

Business Intelligence Contenidos

En el artículo anterior vimos que el posicionamiento SEO sigue estando vigente, por cuanto la mayoría de usuarios siguen utilizando de forma masiva los buscadores. También vimos que lo suyo es utilizar el https o protocolo seguro y tener todos los contenidos de nuestra web optimizados para los dispositivos móviles. Veamos otras dos líneas de actuación que van a marcar los próximos meses.

La velocidad gana prominencia

Según afirma Google, un alto porcentaje de usuarios abandonan una página web si esta tarda más de 3 segundos en cargarse. Quizás lo veamos algo exagerado, pero la realidad es que la gente tiene poca paciencia, cada vez menos. Por esa razón tenemos que hacer todo esfuerzo posible en que los diferentes módulos y contenidos de nuestra web se carguen de la manera más rápida posible.

En este sentido, las fotos e imágenes deben estar totalmente optimizadas para la resolución de las pantallas. Además, hay que prescindir de todo lo superfluo, lo que no aporte nada a la comprensión de los contenidos y que haga que la web se ralentice. Sobre todo, hay que tener esto en cuenta en la versión móvil de nuestra web.

Tenemos herramientas online para comprobar si nuestra web es lo suficientemente rápida, inclusive Google ha apostado por una que funciona muy bien. Aunque la velocidad de carga de una web también depende del tipo de conexión que disponga el usuario, queremos estar seguros de estar haciendo bien las cosas en este sentido.

Las auditorías constantes son la clave del éxito

Si llevamos algún tiempo en el mundo del posicionamiento SEO, es posible que hayamos recibido alguna penalización de Google, por alguna práctica mejorable. Pues bien, desde el campo del posicionamiento SEO lo que se invita es a que las webs se sometan a auditorías constantes para predecir comportamientos que podrían ser penalizados. Incluso es bastante frecuente contratar a una empresa externa que nos ayude a mejorar el posicionamiento y nos diga métodos eficaces para mejorar nuestro posicionamiento SEO.

Siempre es preferible que nos demos cuenta de las prácticas y asuntos que debemos mejorar antes que lo haga Google, sobre todo si el tema específico es susceptible de ser penalizado por los buscadores. Recordemos que el posicionamiento orgánico no es asunto de conseguirlo un día y echarnos a dormir. Suele ser un proceso lento y continuo, con elementos que deben seguir haciéndose a diario por tiempo indefinido, al menos mientras queremos seguir apareciendo en un lugar privilegiado en las páginas de resultados de los buscadores.

El posicionamiento orgánico tiene un largo recorrido

Como hemos visto en estos dos artículos, el posicionamiento SEO sigue teniendo un largo recorrido. Hay muchos factores que lo siguen haciendo imprescindible en la estrategia digital de cualquier empresa. Es cierto que las redes sociales siguen ganando terreno, pero hay que complementar esta medida con una sólida iniciativa SEO.

También es importante que nos esforcemos por estar a la última y tratar de implementar las tendencias que funcionan a otras empresas de la competencia. El posicionamiento es una guerra que nunca termina.

Cómo centrar tus esfuerzos en el SEO (parte 1)

Cómo centrar tus esfuerzos en el SEO (parte 1)

Business Intelligence Contenidos

¿Cómo podemos saber que el posicionamiento SEO u orgánico sigue joven? Porque la mayoría de usuarios utilizan los buscadores para obtener los resultados. Eso incluso cuando ya saben la URL de la página. La gran mayoría utilizan la barra de búsquedas para llegar a la web de destino. Por esta y otras razones no deberíamos despistarnos y tendríamos que seguir mejorando y progresando en este campo.

Sea como sea, tenemos que ponernos las pilas en el campo del posicionamiento orgánico. Lo que era eficiente hace unos pocos años puede que ahora haya pasado al olvido. Así que siempre queremos estar a la última en este sector.

Analicemos cuatro ámbitos en los que deberíamos tener muy claras las líneas de actuación del posicionamiento SEO.

El posicionamiento orgánico empieza por el https

El protocolo seguro ya no es opcional. No al menos para Google. Lleva mucho tiempo diciendo que las páginas web deben actualizarse al protocolo https. ¿Por qué? Porque es más seguro y, por tanto, más moderno. Todo parece indicar que Google está favoreciendo el posicionamiento de las páginas web que utilizan esta tecnología.

Esto es esencial en las tiendas online y en cualquier página web que se recojan datos de los usuarios. Es cierto que la seguridad absoluta no existe, y aunque utilicemos el protocolo seguro no estamos garantizando que nunca tendremos ningún problema, pero al menos estamos minimizando las complicaciones por motivos de seguridad.

Además, está la cuestión de la confianza online. Algunos navegadores marcan como no seguras las páginas con el protocolo http. ¿De verdad queremos arriesgarnos a ser penalizados por los navegadores, los buscadores o los usuarios solo por ahorrarnos unos cuantos euros al año? La verdad es que no vale la pena el riesgo que corremos por el precio que tendríamos que pagar.

Centremos nuestros esfuerzos en el móvil

Parece ser que el uso del teléfono móvil no solo no disminuirá, sino que aumentará. Es por esta razón que, en principio, nuestra página web debe estar completa y absolutamente optimizada para los dispositivos móviles. Pero, la realidad es que ya no es suficiente que nuestra web sea responsive. Además, debemos pensar seriamente en el diseño generado para los teléfonos móviles.

Hace tiempo que Google penaliza las páginas web que no se ven bien en los dispositivos móviles. Se fija en detalles como en el tamaño de los botones: si son demasiado pequeños, aunque sean espectaculares, Google penalizará dicha página web. Y todo parece indicar que en este año que empieza, todavía será más exigente.

Algunas empresas están empezando a usar tecnologías propias para los teléfonos móviles, como la AMP, que permite un etiquetado específico de carga más rápida. También está la tecnología auspiciada por Google, Progressive Web Apps, que posibilita disfrutar de muchas ventajas de las aplicaciones móviles en una web tradicional, sin necesidad de que el usuario se instale nada.

En el próximo artículo veremos otras dos líneas maestras para gestionar el posicionamiento SEO. Con las ideas claras podremos conseguir avances positivos y seguir mejorando en nuestro trabajo.

4 Ideas para mejorar tu posicionamiento orgánico (parte 1)

4 Ideas para mejorar tu posicionamiento orgánico (parte 1)

Business Intelligence Contenidos

Aunque pudiera parecer lo contrario, la realidad es que no está todo dicho sobre el posicionamiento SEO u orgánico. De hecho, casi cada semana hay novedades que los profesionales del marketing digital deberíamos tener en cuenta. Por ejemplo, hoy comentamos un artículo que nos ha llamado la atención en un blog especializado del mercado de Estados Unidos. No cabe duda que los principales movimientos innovadores se producen en dicho país, donde se encuentran algunas de las empresas tecnológicas más importantes de internet.

¿Cómo podemos mejorar el posicionamiento orgánico de nuestra página web? Dejemos que el experto, Jason Decker, nos de unos consejos que sin duda serán muy útiles.

Al principio del artículo, Jason Decker hace una reflexión muy interesante. Para mejorar el posicionamiento orgánico de una web determinada, no es suficiente con leer todos los blogs especializados que nos encontremos. Tampoco es bastante con conocer bastante bien los diferentes algoritmos que utilizan Google y los principales buscadores. Es mucho más que eso. Para aparecer en los primeras posiciones de las páginas de resultados o SERPs, tenemos que entender cómo va todo esto del posicionamiento orgánico.

Quizás podríamos preguntarle a un tal Paul Haahr, un ingeniero en activo de Google que ha publicado mucha información sobre este tema. Una de las lindezas que dice es que el CTR es bastante importante; y eso que la postura oficial de Google no confirma tal hecho. Claro, tampoco dicen lo contrario. Así que ante la duda, muchas agencias y consultorías de posicionamiento orgánico lo tienen muy en cuenta.

La primera idea sería identificar las páginas con un CTR más bajo. Recordemos que el CTR mide el número de clics que se hace en un enlace promocionado en relación al número de impresiones del anuncio donde aparece dicho enlace. Si tenemos un considerable número de landing pages, podemos obtener estos datos significativos con ayuda de Google Analytics. Por supuesto, siempre es buena idea trabajar estrechamente con la tecnología que proporciona la Search Console de Google. En el primer caso, podemos obtener estadísticas fiables en formato CSV (perfectamente legible con Excel), así se nos hará más fácil ponderar los datos y tomar las medidas oportunas. ¿Es poco visitada dicha landing page porque el tema no interesa? ¿Está ofreciendo artículos que se salen del alcance de los posibles clientes? ¿Estamos dirigiéndonos de forma correcta al público objetivo? Contestar estas preguntas y otras parecidas nos ayudará a establecer medidas que contribuyan a la mejora del posicionamiento SEO.

Contamos con muchas herramientas en línea que nos pueden ayudar como guía para optimizar nuestras páginas de aterrizaje. Una de ellas, por poner un ejemplo, es advancedwebranking.com, que contiene una excelente herramienta online para tal fin. De hecho, es posible utilizar una versión limitada de la herramienta web de forma gratuita. Si nos convence el resultado, siempre podemos pasarnos a la opción Premium.

En el siguiente artículo veremos los tres pasos que faltan para conseguir mejorar el posicionamiento orgánico. Lo mejor es no tener ideas preconcebidas y abrir nuestra mente a nuevas opciones.

El SEO y la relación con los clientes

El SEO y la relación con los clientes

Business Intelligence Inspiration

Normalmente no se suele hablar del posicionamiento SEO desde el punto de vista de la relación con los clientes. Por eso nos ha llamado la atención el análisis que ha hecho una eminencia en este campo que se llama Jim Yu. Según el experto, las marcas necesitan coordinar el posicionamiento orgánico y el pago de publicidad SEM y tratar de entender como deben estas influir en construir buenas relaciones con los clientes.

Veamos algunos puntos de dicho artículo que nos parecen del máximo interés. En primer lugar, parece evidente que se están fusionando las técnicas de marketing de contenidos y el resto de disciplinas de marketing digital, lo que incluyen las relativas al posicionamiento SEO. Esta fusión se hace más notable en el campo del B2B, según sesudos estudios que se aportan, como el que ha publicado recientemente el Content Marketing Institute. Sin embargo, este aumento de los contenidos no ha tenido los resultados esperados en todos los casos, seguramente porque no se ha optimizado adecuadamente.

¿Será una posible solución optimizar las búsquedas? Según una estadística, el 51% del tráfico de una web proviene de las búsquedas orgánicas. Tan solo un 10% proviene de anuncios de pago o publicidad SEM. Esto significa que el 60% del tráfico de nuestra web llega por las páginas de resultados de los principales buscadores, es decir, lo que se conoce como SERPs.

Sin obviar que estas estadísticas son bastante cuestionables, pues no contemplan todas las posibles realidades de internet, sí que conviene tenerlas en cuenta. Una razón sería porque nos permiten intuir (o comprobar) que la mayor parte del tráfico de las webs sigue partiendo de un posicionamiento orgánico.

Cómo prestar atención a los clientes a través del posicionamiento SEO

Una forma, según explica el columnista citado, es ofrecer contenidos de alto valor para los clientes de nuestra compañía. Estos mismos contenidos conseguirán que lo que todavía no son clientes también accedan a nuestra página web y la evalúan de forma favorable.

Es notorio que la publicidad en internet no para de crecer. ¿Estamos preparados para aprovechar el momento y ofrecer contenidos más significativos? Una buena estrategia es comprender que los canales de acceso a las páginas web están en constante evolución. No podemos limitarnos a las prácticas que tuvieron éxito en el pasado.

Jim Yu también aporta una idea muy inspiradora. Debemos involucrar a todos los miembros de la empresa en el posicionamiento SEO de nuestra web. ¿Por qué? Porque todos los procesos y actitudes, incluso los que no están directamente relacionados con la web, deberían tener al cliente en mente. Esta filosofía se notará y acabará calando hondo en todos los departamentos y empleados de la firma.

Todos los empleados que redactan contenidos y noticias para la web deben entender la importancia del posicionamiento orgánico y cómo deben exponer los valores de la empresa de forma adecuada, atractiva y con engagement.

Si somos sinceros, muchas de las cosas que dice el autor de este artículos ya las sabíamos. Ahora falta que las pongamos en práctica.

¿Qué hace un consultor SEO?

¿Qué hace un consultor SEO?

Business Intelligence Contenidos

Introducción a qué hace un consultor SEO

Hay que reconocer que en los últimos años se ha estado abusando del uso de la palabra consultor. Según el diccionario, se trata del profesional “que opina o aconseja sobre una materia determinada”. Sin embargo, no porque alguien ponga la palabra consultor en su tarjeta de visita, eso lo convierte en un reputado profesional. Este matiz tenemos que tenerlo en cuenta en el campo del posicionamiento orgánico o SEO. Asociar la palabra consultor a SEO es tan fácil como escribirla con el programa que se hagan las tarjetas. Pero es muy distinto que uno sea realmente un buen consultor SEO.

La mayoría de empresas son conscientes de que necesitan aparecer en los primeros lugares en las búsquedas que hacen los usuarios en herramientas como Google o Bing. Al menos, aparecer en posiciones que sean adecuadas para su ámbito de actuación o sus posibilidades reales. El consultor SEO es el profesional que nos acompaña en este proceso, que nos ayuda a optimizar la página web y toda la estrategia digital para conseguir tener la mayor relevancia posible en internet. Hacer visible una empresa. Esa sería la máxima de un buen consultor SEO.

¿Qué trabajos son los que debe hacer un consultor SEO? Conocer sus competencias nos ayudará a distinguir a un buen profesional del que no lo es tanto y, en definitiva, nos permitirá proteger la inversión de nuestra empresa en el campo del posicionamiento SEO. Así que pasemos a contestar estas preguntas.

Imagen 2

¿Cuáles son las responsabilidades principales de un consultor SEO?

Antes de contestar esta pregunta, tenemos que entender que se trata de una disciplina bastante nueva. De hecho, prácticamente todos los días salen cosas nuevas en el ámbito de internet y el posicionamiento orgánico. Así que a veces es difícil perfilar las obligaciones de un profesional de estas características. Por supuesto, también dependerá mucho de la empresa que lo contrate y del perfil que se busque exactamente.

Sin embargo, sí que podemos establecer una lista básica de tareas que luego debería ser revisada por cada empresa concreta:

  • Analizar el sitio web y las estrategias de marketing digital. El primer paso es tomar el pulso a lo que ya está haciendo la empresa. Un buen consultor SEO respetará los sentimientos de las personas que ya han trabajado en un proyecto y dirá las cosas con tacto. Por ejemplo, si la página web es un desastre y no hay por donde arreglarla, utilizará palabras adecuadas para que nadie del equipo se sienta mal. Se trata de edificar, no de derruir.
  • Ayudar a determinar los objetivos realistas a cumplir. Una vez que ha hecho un análisis previo, establecerá una serie de objetivos realistas que se pueden llevar a cabo. Si no tenemos el presupuesto de una multinacional, no vamos a poder hacer campañas SEM a su nivel. Pero quizás sí que se puedan hacer campañas de SEO Local sí es lo que le va bien a la empresa. Por otra parte, estos objetivos debe consensuarlos con la dirección de la empresa o el responsable de su proyecto. El consultor SEO no es El Llanero Solitario, debe ser un miembro más del equipo.
  • Crear la matriz de palabras clave. Una vez conoce bien la empresa y hacia dónde quiere ir esta, tiene que ayudar a desarrollar las palabras clave principales y las secundarias. Si la web ya está hecha, debe asegurarse de revisar los textos para que se tengan en cuenta estas palabras clave, sobre todo en los titulares, el nombre de las fotos y las etiquetas alt. Si la página web es grande, el trabajo puede ser inmenso. Incluso es posible que cuente con ayuda, pero siempre debe asegurarse que se sigue el criterio que se ha establecido como adecuado.
  • Mantener comunicación y buena relación con el departamento de desarrollo. Es muy probable que un consultor SEO detecte algunos problemas funcionales en la web. No es para poner el grito en el cielo, casi todas las páginas web necesitan mejoras. Quizás sea la posición de un Call to Action, el tamaño de la tipografía o cualquier otro elemento. El consultor SEO debe explicar los cambios de manera clara y argumentar por qué son necesarios, que no parezca que solo se trata de gustos personales. Por ejemplo, no vale con decir: “el botón Call to Action debe ser más grande”. ¿Cuánto más grande? ¿El doble? ¿El triple? Sería mucho más eficiente decir: “el botón Call to Action no se ve bien si una persona tiene dificultades con la visión, ¿qué tal si lo hacemos un 20% más grande para asegurarnos que todos los usuarios lo vean?”. Estas instrucciones específicas y bien argumentadas evitan trabajo que luego hay que rectificar. Recordemos que el tiempo de los compañeros se traduce en dinero que lo paga la empresa, así que tenemos que tratar de minimizar el tiempo que trabajamos en nuestro proyecto.
  • Revisar el sitio web de forma continua. Esto siempre es importante, sobre todo si la página dispone de un blog o los contenidos se actualizan de forma continua. Se debe revisar que los nuevos contenidos se adecúan a la política de palabras clave que se ha establecido como correcta. También hay que vigilar periódicamente que los documentos sitemap.xml y robots.txt son correctos. En las webs grandes, es fácil que las nuevas secciones se desvíen del objetivo establecido, sobre todo si no hay una constante supervisión por el consultor SEO.
  • Generar reportes y analizar las estadísticas. Es bastante probable que un consultor SEO sea experto en el uso de Google Analytics y otras herramientas parecidas. Su trabajo también consiste en hacer reportes e informes y explicar los avances a sus superiores de forma que ellos lo entiendan. Nadie tiene una fórmula mágica para asegurar que una cosa va a funcionar sí o sí. Pero el consultor SEO debe ser lo suficientemente ágil para ver si algo no está saliendo como se había previsto y tomar las medidas correctoras lo antes posible.
  • La mejora continua de la web y las estrategias digitales. El consultor SEO debe ser muy proactivo. Supongamos el hipotético caso de que llega un día en el que el consultor SEO no tiene nada que hacer. Al menos nada obligatorio o preciso. Un buen consultor SEO seguirá investigando y, por ejemplo, aprovechará para estudiar lo que hace la competencia. Buscará la forma de generar una mejor estrategia de linkbuilding o buscará áreas para optimizar la web. Un consultor SEO debe estar a la última de los avances que se producen en el mercado, así que tomará como parte de su trabajo seguir blogs y páginas especializadas donde hablan de estos temas.

Imagen 3

Qué perfil debemos de buscar en un buen consultor SEO

Ahora especificaremos algunos aspectos técnicos que debe tener un buen consultor SEO. Pero quizás, una de las características más importantes es la capacidad de adaptarse a los cambios. Debe entender que no hay dos empresas iguales y que lo que funciona en una, en otra puede resultar un completo fracaso. Por supuesto, debería tener una mente abierta que le permitiera ver las dificultades como oportunidades y, como hemos mencionado, estar atentos a las nuevas posibilidades y tendencias.

¿Necesita algunas habilidades específicas? Por supuesto. Es cierto que los conocimientos teóricos son muy importantes. Pero es obvio que donde va a aprender de verdad, es enfrentándose al mundo laboral. Así que la experiencia en una empresa real es muy importante. Estas son algunas de las habilidades que debería tener un buen profesional SEO:

  • Amplio conocimiento web. Debe saber lo que es una web moderna, lo que el mercado pide en la actualidad. Algunos tienen un perfil más técnico y conocen bien los códigos que hay tras una página, como el HTML o son expertos en gestores de contenidos como el WordPress. Pero aunque no tenga una base tan técnica, sí que debe saber lo que son las meta etiquetas, los meta datos, las keywords y nociones de cómo se estructura una web. De cómo esta hecha. Recordemos que debe trabajar en estrecha colaboración con el departamento de desarrollo, así que cuanto más se parezca su lenguaje al de dicho departamento, más fluida será la comunicación.
  • Amplio conocimiento de la plataforma AdWords u otras de anuncios SEM. Es difícil encontrar una empresa que nunca necesite hacer anuncios o publicidad en internet. El consultor SEO debe ser un experto en estas materias, para que pueda orientar a la empresa de cuál es la mejor forma de utilizar los recursos que se destinan a tal fin. Por otra parte, tiene que conocer el uso de estas herramientas que tanto conocimiento aportan sobre las palabras clave de la competencia y de cómo podemos posicionarnos de la mejor manera posible.
  • Conocer las buenas y las malas prácticas del posicionamiento SEO. El consultor que elijamos debe saber lo que no se debe hacer para que no nos meta en problemas. Además, debería tener un pensamiento imaginativo para ofrece soluciones novedosas. Sería estupendo que generara ideas que fueran en la dirección de optimizar el posicionamiento orgánico de una web.

Imagen 4

En el momento de redactar este artículo, no es necesario tener estudios universitarios para ser un consultor SEO. De hecho, muchos de los excelentes consultores SEO de la actualidad son autodidactas, vienen del mundo del marketing o de la publicidad y se han reciclado, por decirlo de alguna forma.

Sin embargo, existen Masters muy bien estructurados que ayudan a los que los hacen a tener conceptos muy claros y a hacer un trabajo mucho mejor. Es probable que en el futuro haya titulaciones específicas y que algunas empresas sí que exijan esta formación mínima para las nuevas contrataciones en este sentido. El tiempo lo dirá.

Lo que sí está claro es que un buen profesional SEO debe ser serio y con capacidad de constante aprendizaje, pues las nuevas tecnologías son así. Y además de una buena dosis de conocimientos, como ya hemos dicho, es muy importante la actitud correcta. El consultor SEO debe verse como parte del proyecto, estar ilusionado con el trabajo de la empresa y entender que los éxitos de la empresa son también los suyos propios. Si falta esta motivación, el trabajo del SEO se verá perjudicado y, como no puede ser de otra manera, también los resultados que se consigan.

Imagen 5

Conclusión: un buen consultor SEO tiene mucho que hacer

Como hemos visto, el buen consultor SEO es proactivo y busca nuevas formas de mejorar la relevancia de una empresa en internet. Debe hacer auditorías Seo on Page y Seo Off Page para saber qué aspectos se deben mejorar desde dentro de la web y desde fuera. Estos análisis tienen que ser rigurosos y frecuentes, porque hay que entender que el posicionamiento orgánico es lento y se trabaja día a día. No podemos dormirnos en los laureles porque ya tengamos una buena posición.

El consultor SEO debe comunicarse muy frecuentemente con la dirección de la empresa y con otros departamentos, como el de desarrollo web y también el de diseño. Tiene que saber un poco de todo, aunque es preferible que tenga bastantes conocimientos del desarrollo web y de las tendencias de diseño que se llevan en la actualidad. También tiene que analizar los resultados y monitorizar que las medidas que se han implementando están teniendo el resultado deseado. En caso contrario, debe actuar con rapidez y modificar los parámetros que no están saliendo bien. A veces tiene que tomar decisiones ejecutivas, así que debe contar con el apoyo de la dirección.

Y, por supuesto, un buen consultor SEO es una persona imaginativa, llena de ideas y muy proactivo. Buscará la forma de hacer su trabajo mejor sin necesidad de tener a alguien que lo esté supervisando constantemente. Sabrá traducir el vocabulario técnico cuando habla con los directivos u otros miembros del equipo que no sean expertos en su campo. Y, ,lo más importante, es que le tiene que ilusionar su trabajo. Sabe que el éxito de la empresa es su éxito y viceversa.

Ahora que sabemos todo esto, hay que buscar un buen consultor SEO para nuestra empresa. Claro, también debe estar bien remunerado, evidentemente.