Optimización de keywords

Optimización de keywords

Business Intelligence Contenidos

Introducción a la optimización de kewywords

La gestión de las palabras clave o keywords es una de las estrategias más importantes que se debe tener en cuenta en el marketing digital, sobre todo en lo que tiene que ver de forma específica con el posicionamiento orgánico o SEO. Cuando hablamos de optimización de palabras clave nos referimos a todas aquellas acciones que tienen como objetivo el conseguir que los artículos y contenidos de una web estén orientados a mejorar el posicionamiento de una web con respecto a dichas palabras clave, que se consideran que son las adecuadas para que nos encuentren los usuarios en los principales buscadores.

Hay un enfoque bastante interesante con respecto a las keywords. Es el que hace el columnista Casie Gillette, un experto internacional de este campo. Él utiliza el típico análisis DAFO para conseguir explicar algunos puntos de vital importancia en cuanto a la optimización de las palabras clave. El análisis DAFO está dividido en cuatro grupos: debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Recordemos que las debilidades y las fortalezas hacen referencia a aspectos internos, mientras que las amenazas y las oportunidades son aspectos de origen externo. El objetivo de todo esto es convertir las debilidades en fortalezas y las amenazas en oportunidades.

Veamos cómo podemos relacionar el análisis DAFO con la optimización de palabras clave y, de paso, recordemos algunos factores esenciales para conseguir dicha optimización.

Imagen 4

El proceso ideal en las palabras clave o keywords

Siempre que sea posible, sobre todo en sitios web nuevos, hay que hacer un análisis exhaustivo antes de publicar algo en la página web. La razón es que podremos definir con precisión las palabras clave que nos interesan, quizás porque tengan menos competencia o porque sean más específicas y, por tanto, más interesantes para captar a nuestro público objetivo. El trabajar de esta manera permite hacer un listado de palabras, por orden de importancia, y decidir la cantidad de veces que deben aparecer. Por supuesto, este trabajo también se puede hacer cuando ya existe una página web. Sin embargo, es mucho más sencillo cuando aún no se ha puesto nombre a las secciones, a las etiquetas h1 y el nombre de las imágenes. Y esto incluye el mismo dominio, un lugar ideal para poner alguna de las palabras clave principales.

Una vez tenemos las palabras clave candidatas, hay que utilizar con maestría las diferentes herramientas que tenemos a nuestra disposición para ver las búsquedas que tienen cada una de ellas. En esta fase quizás decidamos ajustar alguno de los términos, para que se ajusten más a los que realmente están introduciendo los usuarios en el cajetín de búsqueda. Para este proceso contamos con herramientas ideales tales como Google Keyword Tools, Google Trends o la propia plataforma Google AdWords. En una fase posterior del proceso, Google Analytics nos ayudará a averiguar qué palabras clave han servido para que los usuarios lleguen a nuestra web y, por tanto, cuáles nos funcionan mejor o peor. Como podemos intuir, la optimización de las palabras clave es un trabajo que nunca podemos dar por terminado, pues lo normal es que la web vaya creciendo y tengamos que hacer ajustes de modo permanente.

Imagen 3

Lo que hacen algunos expertos para optimizar las keywords

En primer lugar, utilizan además de las mencionadas, herramientas específicas. Una de las más conocida es SEMrush, pero no es la única. Sin embargo, hay que reconocer que se trata de una magnífica herramienta que permite decidir qué palabras clave son más adecuadas para un proyecto determinado. De manera muy visual, SEMrush posibilita ver el ranking de cada palabra, el número de búsquedas y la forma en la que la mayoría de los usuarios introducen dichas palabras clave.

Este tipo de herramientas también permiten ver qué palabras clave están destacadas en cada una de las páginas o secciones de una web. Este análisis permite tomar decisiones estratégicas y ver qué secciones están funcionando y cuáles no. Esto es especialmente importante en el caso de una landing page, pues queremos que lo usuarios que acceden a ella encuentren lo que están realmente buscando. La forma en la que gestionamos las palabras clave está muy relacionada con este asunto. En otras palabras, tenemos que minimizar al máximo la tasa de rebote.

Los especialistas en SEO también manejan otros parámetros importantes. Uno de ellos es el tipo de contenidos que está asociado a una determinada palabra clave. Por ejemplo, si al analizar una determinada keyword observamos que su público objetivo se circunscribe a la típica entrada de un blog, quizás no tenga sentido el tratar de optimizar una página de un producto de una tienda online para esta palabra clave. Es decir, en algunas palabras los usuario que las buscan esperan encontrar una entrada de un blog, no una tienda online. Según Casie Gillette, es mucho mejor dar a los usuarios lo que esperan encontrar.

Desde luego, algo que es básico, es poner las palabras clave al principio de la página, aunque luego se repitan durante el resto del contenido. Una de las principales razones es que Google espera encontrar los keywords en este lugar, y en este caso, les dará mayor relevancia. Claro, como hemos dicho en numerosas ocasiones, los textos deben ser atractivos y enganchar a la audiencia, sino podría ocurrir que Google nos posicionara bien, pero luego los usuarios no permanecieran en nuestra web, porque no encuentran lo que buscan. Eso será malo en cualquier escenario posible.

Algunos profesionales SEO avisan que es mejor no hacer competir dos secciones de una misma web por exactamente las mismas palabras clave. Esto puede generar problemas a la hora de mostrar los resultados. Según esta opinión, es mucho mejor pensar en unas cuantas palabras clave que queramos posicionar en general y luego, en cada URL de la web, unas keywords diferentes y lo más específicas posibles. Recordemos que Google no posiciona una página web como conjunto, sino que se centra en cada unas de las URLs de nuestra web. Si ponemos cebos diferentes, palabras clave bien pensadas, tendremos más opciones de conseguir una mejor posición.

Imagen 2

El análisis DAFO y las keywords

Como hemos mencionado, el análisis DAFO se compone de cuatro elementos. Intentemos ver la relación entre este extendido análisis y las palabras clave.

  • Debilidades. Se corresponden con las características que son desfavorables en un análisis determinado. En el caso de las palabras clave, podríamos decir que se trata de una web que aún no está indexada, sobre todo si es nueva. Además, podría ser que las palabras clave no están demasiado bien definidas y varias secciones de nuestra web compiten por las mismas keywords. Otra debilidad podría constituir que no se han establecido correctamente las palabras clave en los títulos, las metaetiquetas, el nombre de las fotos y así por el estilo.
  • Fortalezas. Dentro de los elementos de origen interno, son las características que pueden considerarse como positivas. De hecho, la idea es convertir las debilidades en fortalezas. ¿Cómo lo podemos hacer en el caso de las keywords? Podríamos conseguir que se indexara rápidamente la web, quizás utilizando Google Search Console. Por otro lado, tendríamos que definir bien la política de palabras clave y no permitir que dos URLs diferentes compitan por exactamente las mismas keywords. Y, por supuesto, hay que poner las palabras clave en los lugares adecuados, incluyendo el atributo <alt> que acompaña a las etiquetas de las imágenes.
  • Amenazas. Tanto las amenazas como las oportunidades son de carácter externo. Se consideran amenazas a los factores externos que son desfavorables. En el caso de las keywords, bien pudieran ser otras páginas web que tienen muy bien posicionadas las palabras clave que nos interesan. O quizás la autoridad del dominio es mayor que el nuestro, dado que las otras páginas web llevan mucho tiempo en funcionamiento. También podría ocurrir que los contenidos de las webs de la competencia sean más relevantes que los nuestros y, por tanto, más visitados.
  • Oportunidades. Espero que nadie se haya desanimado al leer las amenazas. Al fin y al cabo, se supone que las amenazas se pueden transformar en oportunidades con una buena gestión, es decir, en factores externos favorables. ¿Cómo? Por ejemplo, cuando las webs de la competencia tienen mejor posicionadas sus palabras clave, ¿por qué no estudiamos cómo lo hacen? Podemos aprender mucho viendo el ejemplo de otras páginas web. ¿Podríamos ser más específicos y, por tanto, llegar a un público objetivo a los que ellos todavía no llegan? Poco podemos hacer si nuestro dominio es nuevo, pero hay técnicas para mejorar la autoridad de dominio. Y si los contenidos de la competencia son más y mejores, ¿por qué no tratamos de buscar algún valor añadido que podamos aportar nosotros? ¿Podríamos ofrecer algunos contenidos en formato vídeo? ¿Qué tal incorporar algunas animaciones de calidad o infografías explicativas? Si le damos una vuelta, seguro que podemos aportar algo que no tenga la competencia. Claro, entendiendo que esto es una cuestión de tiempo y paciencia, y que se requieren recursos humanos y monetarios para llevar esta estrategia a cabo. Quizás también podríamos conseguir que otras páginas nos enlazaran mediante invitaciones u otras técnicas adecuadas.

Todavía hablando del análisis DAFO, podríamos contestar preguntas como estas, pues nos ayudarán a determinar hacia dónde tenemos que dirigir nuestra estrategia: ¿qué es lo que podemos hacer mejor que todos los demás? ¿Hay algo en lo que seamos realmente expertos? ¿Hay tendencias que podamos implementar? Quizás descubrimos un nuevo nicho de keywords: si es adecuado para nuestro negocio o web, ¿por qué no tratamos de implementarlo antes que otros? En el mundo del posicionamiento web, el que golpea primero golpea dos veces. Al menos, en la mayoría de los casos.

Algunos consejos avanzados para la optimización de keywords

El análisis DAFO ha resultado más provechoso de lo que esperábamos. Aún así, conviene seguir estos consejos que nos dan algunos profesionales del SEO y blogs especializados:

  • Vigilar la URL. Es evidente que la URL debe ser amigable, pero no conviene que sea muy larga. Además, es recomendable eliminar palabras como conjunciones y preposiciones, que no aportan ningún valor. También es conveniente vigilar la estructura de la web, para que no tengamos más de tres niveles de información, pues esto suele despistar a los usuarios.
  • Vigilar el título del artículo. El título debe ser llamativo. Lo más posible. Pero también debe estar entre 50 y 70 caracteres, porque si no podía ser cortado por las páginas de resultados de los buscadores.
  • Vigilar la descripción. Aunque hay opiniones dispares sobre si la etiqueta meta-description realmente sirve para posicionar nuestra web o no, lo que sí suele ocurrir que el contenido de esta etiqueta constituye el texto que aparece en la página de resultados de Google. Si nuestra descripción es pobre o no invita a hacer clic en el enlace, los usuarios no harán clic. Pero queremos que sí hagan clic, por lo que hay que devanarse los sesos para conseguir el mejor texto posible.

Imagen 1

Conclusión: la optimización de kewywords es cada vez más importante

Sin importar si hemos trabajado en una web por un día, un mes, un año o cinco años, siempre hay algo nuevo que podemos aprender cuando estamos realmente atentos. Más importante aún, tenemos que tener capacidad de crítica para encontrar los aspectos en los que podemos mejorar. No está todo dicho en el campo de las palabras clave. Por otra parte, el mercado del marketing digital es absolutamente cambiante, así que no es posible dormirse en los laureles y considerarse un buen profesional.

El trabajo de optimización de palabras clave es altamente creativo. Desde luego, como para casi todo en esta vida, es necesario que uno ame su trabajo, que le apasionen los buenos resultados que puede obtener. Hay muchas prácticas que hemos repasado para conseguir sacar el jugo a las palabras clave en una web. Por supuesto, cada uno tendrá sus propios trucos y recursos. Al fin y al cabo, la experiencia es de vital importancia para conseguir ser un profesional de la máxima calidad. Siempre que nos enfrentemos a un trabajo nuevo, recordemos que podemos hacerlo mejor si le sacamos partido al análisis DAFO, además de aplicar todo el conocimiento que hemos ido adquiriendo con el paso del tiempo.

Saca el mayor partido posible a las palabras clave (parte 2)

Saca el mayor partido posible a las palabras clave (parte 2)

Business Intelligence Contenidos

En el artículo anterior estuvimos viendo la importancia de reciclarnos en el campo de los contenidos y de las palabras clave. Aunque los conocimientos y experiencia que hemos ido adquiriendo los últimos años son valiosos, tenemos que tener en cuenta la necesidad de estar a la última. ¿Qué consejos podemos tener en cuenta?

Habla el idioma que tus usuarios hablan

Bueno, si nos dirigimos al mercado español, obviamente escribiremos en el idioma que los usuarios. Pero los expertos que han hecho este informe no se refieren a esto, sino a hablar el mismo lenguaje. Si nuestros usuarios nos son expertos en el campo informático, cuidado con hablar en jerga imposible de entender para los neófitos. Si en alguna ocasión tenemos que utilizar algún término que se salga de lo común, debemos explicarlo de forma sencilla para que ningún usuario piense que está en un lugar que no debería estar.

Mejorar la navegación de tu sitio web es importante

No cabe duda que las palabras clave son determinantes para abrir nuevas secciones o titular las entradas de un blog. Pero no tiene sentido tener muchos contenidos si luego no son fáciles de encontrar. Es importantísimo que la navegación sea sencilla y esté optimizada para los teléfonos móviles, que será la principal forma como accedan a visitar nuestra web, por norma general.

Estar atento a las novedades y ofrecer novedades constantemente a los usuarios de nuestra web

Una página que no se actualiza es una página web que está muerta. Cualquier estrategia de marketing digital tiene que pasar por estar atentos a las novedades de la competencia y ofrecer novedades cada poco tiempo. Estas novedades pueden ser noticias, productos, servicios y dar la repercusión necesaria para que se conozcan.

Las palabras long-tail cuestan más de utilizar, pero nos traerán buenas recompensas

Cuanto más específicas son las palabras clave, menos usuarios las buscan. Pero es cierto que los que las buscan están mucho más motivados. Una persona que busque “zapatos” no transmite demasiado bien sus intenciones. Pero si busca “zapatos de noche azules con tacón” muestra claramente que busca un producto concreto y que, si lo encuentra, probablemente lo acabará comprando si le interesa el precio. El sector de las palabras clave largas es menos competitivo, pero puede dar muy buenos resultados.

Siempre tratemos de entender a los usuarios

Todo lo que hagamos tenemos que hacerlo pensando en los usuarios que tenemos y en los que nos gustaría tener. Recordemos que uno de los objetivos esenciales es conseguir que encuentren nuestra web y que se queden. Si la tasa de rebote es alta, es decir, si se van sin interactuar con nuestra web, no estaremos consiguiendo nada demasiado positivo. Por lo tanto es mejor centrarse en temas que realmente interesen y enganchen a la audiencia.

Nunca le quitemos el ojo a la competencia

Tenemos que desarrollar nuestro propio criterio a la hora de ver qué palabras clave funcionan mejor y cuáles no. Al fin y al cabo, no hay reglas universales. Pero conviene no perder de vista lo que hace la competencia. A Dios rogando…

Saca el mayor partido posible a las palabras clave (parte 1)

Saca el mayor partido posible a las palabras clave (parte 1)

Business Intelligence Contenidos

El tema de las palabras clave y el posicionamiento SEO ha hecho correr ríos de tinta. Y es evidente que lo seguirá haciendo, así que colaboremos un poco más en difundir el conocimiento relativo al posicionamiento orgánico. En esta ocasión os presentamos un compendio que se ha presentado en Estados Unidos de usos adecuados para las palabras clave. Tras una ardua investigación por una serie de profesionales reputados, se ha presentado un informe que detalla algunas buenas opciones para trabajar con esta herramienta.

Lo primero que se reconoce en este estudio es que el interés por las palabras clave ha ido cambiando con el paso del tiempo. Una razón es que ahora en el posicionamiento entra en juego el uso de los sinónimos y no tanto los términos exactamente iguales. Google y otros buscadores han aprendido mucho en los últimos años y son capaces de indexar las páginas web de forma mucho más eficiente. Y además, hay que tener en cuenta la incipiente web semántica, que revolucionará todos los procesos relativos a las búsquedas.

Sin embargo, no debemos caer en el error de pensar que todo lo que hemos aprendido estos años con respecto a las palabras clave ya no sirve para nada. Más bien, todo lo contrario. Este bagaje es muy útil. Lo único es que tenemos que reciclarnos y adaptarnos a los nuevos tiempos.

Si escribimos sobre los que dominamos, haremos un mejor trabajo

Esto parece una obviedad, pero a veces nos vemos en la obligación de escribir algún artículo, post o entrada sobre un tema que no conocemos bien. Sin embargo, el hablar de algo en lo que somos expertos, nos da la oportunidad de utilizar las palabras clave con maestría. Tengamos en cuenta que no es sencillo limitarnos a un número concreto de palabras y conseguir al mismo tiempo que el artículo sea interesante y que contenga la densidad adecuada de palabras clave. Pero todo se aprende. Aunque el arte hay que tenerlo dentro.

Una buena estrategia es contestar preguntas candentes, que otros buscan

Los titulares que están hechos en forma de pregunta suelen funcionar mejor. Sobre todo si coinciden con preguntas que los usuarios hacen en Google. ¿Por qué no hacemos algo de investigación para ver cómo buscan los usuarios el tema del que vamos a hablar? Eso nos dará mas recursos para utilizar mejor las palabras clave.

No importa lo trillado que esté el tema, lo que importa es cómo lo abordamos

Bueno, no siempre podremos encontrar un tema original del que nunca se haya hablado. Pero incluso el tema que tengamos que tratar a la fuerza, puede parecer diferente si le damos un enfoque original y poco visto. Es cuestión de exprimir el cerebro, metafóricamente hablando, y buscar un planteamiento que sea distinto. O quizás podemos añadir una infografía, un vídeo o una presentación multimedia para innovar un poco.

En el siguiente artículo seguiremos viendo otras ideas que se han presentado para mejorar el mundo de los contenidos y de las palabras clave. Por suerte para nosotros, no está todo inventado.

¿Cómo encajan las palabras clave en el nuevo marketing?

¿Cómo encajan las palabras clave en el nuevo marketing?

Business Intelligence Contenidos

Acertar con los términos de búsqueda para que nos encuentren nuestros posibles clientes no es nada fácil. Es cierto que hay pautas a seguir muy acertadas. Pero este trabajo suele ser profesional. Hoy, se está empezando a subestimar un poco las palabras clave. Hay quien se pregunta si las palabras clave ya son en realidad piezas de algún museo digital.

Es cierto que el marketing moderno navega por aguas procelosas y cambiantes. El viento digital rola con mucha frecuencia y a veces trae de cabeza a sus profesionales. Entonces, si las palabras clave que antes eran el buque insignia de un buen posicionamiento ya están en desuso, ¿qué nos queda para navegar seguros entre las tormentas de la modernidad y las tendencias digitales, y ser encontrados como la seguridad de un buen faro?

En realidad, hay que dar un golpe de timón con las keywords y adaptarlas. Ahora las estrategias son mucho más complejas. Pero ahora deben ir muy de la mano, y muy estrechamente unidas, con el content marketing, o el marketing de contenidos. Digamos que las palabras clave son una entrada con llave, que hace entender qué buscan los consumidores. Las famosas herramientas Google Trends y Google Keyword Planner, ya no solo sirven para encontrar palabras o frases clave. Funcionan más bien como pautas para detectar los picos de interés en ciertos temas. Y este análisis indica a las marcas qué tipo de contenidos deben diseñar para conectar con las audiencias buscadas.

Podemos decir que las palabras clave siguen siendo de vital interés pero ya no actúan de la misma forma que en el pasado cercano. Ahora, la diversificación semántica está permitiendo un conocimiento muy profundo y más efectivo del consumidor potencial. Se le está poniendo al consumidor una senda de diálogo para que este nos diga qué le gusta, qué le preocupa, incluso qué le motiva a la hora de elegir un producto entre la competencia.

Las actuales palabras clave están haciendo posible que las marcas hablen el mismo idioma emocional que el usuario. Las palabras clave indican a las marcas sobre qué quieren los consumidores que hablen, que extiendan su información. Y esto ayuda a los responsables de marketing a seleccionar el mensaje de los contenidos que se lanzan a la red.

Si a 1.000 usuarios les gustan las camisas verdes, las palabras clave en la actualidad deben ser capaces de encontrarlos para que lean e interactúen con toda la información relevante que va a dar la marca sobre las camisas verdes. Y esto va a incluir emociones, historia, paralelismos sociales, casos de uso, anécdotas, personalidades que las usan, con qué combinan, y un largo etcétera de contenidos que van a resultar muy importantes para estos consumidores sectorizados, a los que les gustan las camisas verdes.

Una vez que las marcas, gracias a las palabras clave, saben sobre qué tienen que hablar, deben volcar sus esfuerzos en enamorar a los usuarios con una atención muy especializada. Conocer al consumidor permite fidelizarlo. Ganar clientes nuevos es muy importante, pero conservar los actuales requiere mucha imaginación. Y ser muy buenos en nuestro sector.

¿Importan las palabras clave?

¿Importan las palabras clave?

Business Intelligence Contenidos

Han corrido ríos de tinta sobre las palabras clave. Y probablemente sigan corriendo. La cantidad de escritos sobre este tema, en ocasiones contradictorios, es abrumadora. ¿Realmente tienen tanta importancia las palabras clave como parece?

Debemos partir de una premisa importante: el posicionamiento SEO va evolucionando del mismo modo que lo hacemos los usuarios de Internet. Las palabras clave son importantes, pero hoy por hoy, existen otros condicionantes que hay que tener muy en cuenta. Veamos tres de ellos:

La relevancia de la web

Cuando hablamos de la relevancia de nuestra web, no necesariamente nos estamos refiriendo al PageRank. Desde luego, este algoritmo de Google es importante, pero hay otros parámetros que se deben considerar. Y todos ellos pasan por que nuestra web sea atractiva al público y los usuarios encuentren contenidos que les sean útiles. Así que podemos seguir la premisa que debemos tener asumida todos los profesionales de la web: debemos escribir para los usuarios pero con la vista puesta en Google. Aunque nunca vamos a recargar un texto con excesos de palabras clave. Es preferible la naturalidad y la originalidad. De esta forma mucha gente nos enlazará por nuestros contenidos únicos y especiales.

La densidad de las palabras clave

¿Es necesario repetir siete veces las palabras clave en un texto para que surtan efecto? En absoluto. Lo cierto es que, más bien al contrario, puede ser contraproducente. Es mucho más interesante que estén bien ubicadas. Por ejemplo, las palabras clave deberían aparecer en el titular, en el nombre de los archivos adjuntos (como por ejemplo en las fotos), en el atributo “alt”, y en las etiquetas <title> y <meta>. Sin embargo, en el texto no hace falta repetirlas hasta la saciedad. Se deben utilizar de forma natural, incluso con sinónimos para no sobrecargar el texto. Volvemos a repetir que se escribe para humanos. Por otra parte, un texto que está muy denso de palabras clave podría ser penalizado por Google.

La construcción de la palabras clave

Este punto es realmente interesante. Según algunos expertos es mucho más eficaz una combinación de palabras clave más larga que las combinaciones compuestas por dos palabras. Es decir, si quiero dar a conocer los exquisitos cafés con leche de mi bar en Paracuellos, es preferible utilizar las combinaciones “exquisito café con leche en Paracuellos” que algo más corto. Pensemos también, que hasta cierto punto, Google es capaz de interpretar correctamente los sinónimos. Así que si tenemos que posicionar las palabras “tarta de chocolate”, Google aceptará igual términos tales como bizcocho, dulce, caco y todas esas variantes.

Las palabras clave siguen siendo importantes, aunque no queremos centrar toda nuestra atención en ellas y olvidar factores que pueden ser igual de relevantes. No sabemos lo que traerá el futuro al mundo del SEO, pero lo que es evidente que en este sector no podemos dormirnos en los laureles. Siempre tenemos que procurar estar al día con las últimas novedades y técnicas para mejorar el posicionamiento de nuestros sitios web. El trabajo es arduo, pero la recompensa es grande.

¿Podemos saber las palabras clave que Google tiene de nuestra web?

¿Podemos saber las palabras clave que Google tiene de nuestra web?

Contenidos Google Webmasters Tools

El sistema usado por Google para incorporar nuestras palabras clave es muy sofisticado. Y está compuesto de muchos factores que son determinantes entre sí. Pero sucede que a veces algo no funciona con la rapidez deseada o simplemente no nos satisface del todo. Podemos repasar cómo funciona Google para entender mejor el trabajo a realizar.

En la página Palabras clave de contenido se están mostrando las palabras clave más significativas y sus variantes, que Google ha encontrado rastreando un sitio web. Bien, Google decide qué palabras son mejores de todo el contenido y las usa en dicha página Palabras claves de contenido.

Una vez que se ha revisado todo, se compone el informe Consultas de Búsqueda, que se une a la información de tu sitio en la Consola de Google, en los resultados de búsqueda reales de las palabras clave especificadas. A partir de ahí, esta página va a proporcionarte información detallada de cómo interpreta Google tu sitio y su contenido.

Las palabras clave y su frecuencia

La importancia que otorga Google a cada palabra clave dependerá además de su criterio, de la frecuencia con la que las has dispuesto en las páginas de tu sitio. O sea, que si tú consideras importante una palabra determinada, para que Google la identifique como tal y la incluya, debes usarla con frecuencia en las diferentes páginas de tu sitio web.

Puedes comprobarlo haciendo clic en las palabras clave para ver ejemplos de páginas en las que aparecen. Las palabras clave y sus variantes aparecerán ordenadas según la frecuencia con la que las hayas usado.

 ¿Y si descubres palabras clave inesperadas?

A veces sucede que de pronto, analizando qué palabras clave tiene Google en tu web, descubres palabras clave inesperadas que tú no has puesto allí y que no guardan relación con tus contenidos o productos. Lo más probable es que se trate de un acceso no autorizado y que debas estar alerta ante posibles manipulaciones externas. Para comprobar si tu sitio está infectado con software malicioso puedes consultar la página principal de Search Console.

¿Y si no aparecen palabras clave predecibles en la página?

Puede suceder que palabras que esperas encontrar en el análisis de tu sitio no aparecen. Esto podría ocurrir por estas dos razones:

1. Podría ser que Google no haya podido rastrear e indexar todas las páginas que componen tu sitio web. Aquí tienes que consultar la página de errores de rastreo de tu web. Muy recomendable es el envío de un sitemap. Es un excelente y seguro método para que Google rastree todas las páginas que has incluido en tu web. A veces puede suceder que hayas hecho actualizaciones recientes implementando contenidos o imágenes y Google, simplemente, no ha tenido tiempo de rastrearlas todavía.

2. Quizás la lista de palabras clave excluye las palabras que Google determina como texto estereotipado o palabras comunes. Las palabras no incluidas pueden variar en función del sitio web. En este caso, habría que esforzarse por incluir las palabras clave que deseemos con mayor intensidad en los textos y en el atributo ALT de las imágenes.