Google Ads ¿Gana quien más gasta? No siempre, cuida tu nivel de calidad

Google Ads ¿Gana quien más gasta? No siempre, cuida tu nivel de calidad

Google Ads es una de las plataformas de publicidad online más conocidas en todo el mundo. Compite directamente con Facebook Ads, el sistema de anuncios que desarrolló el gigante azul para el interior de su plataforma y que, con el tiempo, también se ha extendido a otras muchas redes sociales y páginas web.Google Ads ofrece la posibilidad de mostrar un anuncio a millones y millones de personas, y es que se calcula que más de 4.000 millones de personas utilizan Google como su buscador habitual en el día a día. Esto convierte a la plataforma de anuncios de la empresa en una herramienta muy poderosa, que cada día dispone de más opciones de segmentación de sus usuarios. De esta manera, hoy en día es posible mostrar un anuncio de un vestido solo a las mujeres que tengan entre 20 y 25 años, que vivan en España, que hayan comprado ropa online en el último mes y que estén utilizando un dispositivo Android de versión 4.1, por ejemplo.

Sin embargo, muchos anunciantes consideran que Google Ads es un solución publicitaria cara. Los sistemas más frecuentes de pago en la plataforma son a CPC o a CPM. El primero de ellos implica que el vendedor paga cada vez que un usuario hace clic en el anuncio, mientras que el segundo es un coste fijo por cada mil impresiones de dicho anuncio.

Con Google Ads la clave no está en tener un presupuesto muy grande, como creen muchos particulares y empresas. No se trata de lanzar docenas de anuncios y ver cómo perdemos dinero en todos ellos, sino que consiste en crear quizá una o dos campañas y ver cómo reacciona el público ante ellas. Los anuncios no suelen ser 100% malos o inútiles, sino que el problema acostumbra a estar en los pequeños detalles. Es posible que la imagen del producto sea pequeña o esté pixelada, que el titular no enganche o que la descripción sea confusa. También debemos revisar si estamos redirigiendo al consumidor hacia la landing correcta o si, por el contrario, estamos tratando de vender un vestido pero al hacer clic en el anuncio accede a la Home: eso le obliga a buscar el vestido manualmente y a que probablemente se vaya de la web.

Estos son solo algunos ejemplos de las cosas que podemos modificar y testear en los anuncios de Google Ads. Pero hay muchas más variables más allá del texto y la creatividad que estamos utilizando. La segmentación de la audiencia es un parámetro de igual o mayor importancia: quizá el anuncio del vestido es perfecto, pero por algún motivo lo están viendo mayormente hombres no interesados en el producto.

Google Ads ofrece sugerencias y optimizaciones de tus anuncios de manera regular, y es una buena idea prestarles atención. Revisa la ortografía, el interés y la calidad de tu anuncio, a la vez que tratas de afinar cada vez más con el público objetivo. No tengas miedo de probar con las palabras clave o con los gustos de la audiencia, porque eso es lo que te permitirá obtener resultados y hacer modificaciones en base a ellos.

Business Intelligence

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *